La Invisible nunca ha hecho nada por integrarse con sus ‘vecinos’. Las diferentes AAVV del centro no tienen posición ni opinión oficial respecto a este centro okupado, que en su interior alberga un bar restaurante y una discoteca sin licencias de ningún tipo

Uno de los residentes, Antonio César, que además es presidente de una de las asociaciones, opina, a título personal y no en el de su organización, que La Invisible es una especie de “clan cerrado” que se han proclamado “los poseedores de la cultura alternativa”, además de “camuflar un negocio”

23/02/18. Opinión. Los vecinos del centro ni apoyan ni rechazan a La Casa Invisible, cuya cúpula lleva años presumiendo de estar integrada en el barrio, de contar con el respaldo de estos y de tener un impacto positivo. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com preguntó a los presidentes de la AAVV Centro Antiguo, Alfonso Miranda, y de la AAVV Málaga Centro, Antonio César, y ambos...

...reconocen que estas asociaciones no tienen ninguna posición ni opinión oficial acerca de La Invisible, ni colaboración de ningún tipo. El caso es llamativo, pues el centro social siempre ha defendido que tienen el apoyo de la sociedad malagueña, y en concreto el de los residentes del barrio donde se encuentra, con quienes no parece tener acercamiento alguno. Sin embargo estas AAVV que son las más próximas ni lo apoyan ni lo rechazan públicamente, tampoco han salido en su defensa cuando recientemente el Ayuntamiento ha anunciado que sacará la gestión del edificio a concurso.

LOS vecinos del centro parecen no tener una línea definida respecto a La Invisible, ninguna de las AAVV del barrio se ha manifestado nunca ni a favor ni en contra. Tampoco se han pronunciado ante el último llamamiento que el centro social ha hecho a los diferentes colectivos para defender la okupación frente al Consistorio que pretende sacar un concurso para su gestión. Por un lado el presidente de la AAVV Centro Antiguo, Alfonso Miranda, sostiene que no tienen ninguna opinión, ni nunca han tratado este tema en asamblea. Ve difícil que lo hagan en un futuro ya que se encuentran inmiscuidos en solucionar otras cuestiones graves, como la relativa al ruido en el centro. Asegura que no han tenido problemas con ellos, pero tampoco destaca ninguna colaboración conjunta ni acercamiento. Total indiferencia.


POR otro lado se encuentra la AAVV Málaga Centro, presidida por Antonio César, la respuesta ha sido la misma, ninguna posición oficial. No obstante, César indica que sí han tratado este tema alguna vez someramente, pero ante la división de opiniones, algunos simpatizantes y otros no, no se han marcado una línea a este respecto. Lo que sí aporta César es su opinión personal, que desvincula totalmente de la asociación, ya que la da a título individual. “Creo que se camuflan negocios con el tema de las actividades culturales” y añade que “no sé en nombre de qué sagrado principio una gente paga impuestos o no”, haciendo referencia a la falta de licencia del bar restaurante o la discoteca que alberga La Invisible en su interior.

“NO veo que tenga repercusión en el centro, parecen un recinto privado, son una especie de clan cerrado, de ellos para ellos y con ellos”, opina César. A la pregunta de si participan en reuniones o acercamientos con los vecinos señala que “no aparecen” en las comisiones de distritos, tan sólo “en momentos muy determinados, cuando puede haber mucha publicidad, como en las elecciones cuando fueron y hablaron de una serie de proyectos”. César concluye que los que dirigen el centro se creen “los poseedores de la palabra cultura alternativa” y que “no le acaban de gustar”.

RECIENTEMENTE tres activistas del entorno de La Invisible, Ángel Antich, Francisco Machuca y Juan Díaz fueron condenados por coacciones a un redactor de esta revista, Alberto R. Aguiar, al que amenazaron e increparon en una céntrica calle para que retirase un artículo AQUÍ.

PUEDE ver aquí anteriores artículos relacionados con esta información:
-21/02/18 Los activistas de La Casa Invisible, Juan Díaz, Ángel Antich y Francisco Machuca condenados en una sentencia por un delito de coacciones contra el redactor de EL OBSERVADOR Alberto R. Aguia
-27/10/17 El ‘restaurante’ La Casa Invisible usa de excusa las buenas actividades culturales que realiza y convoca una concentración para reivindicar que se le ‘regale’ a dedo el caro edificio municipal del Centro donde se ubica de forma ilegal
-19/10/17 La Casa Invisible no es un centro cultural ‘okupado’, sus reseñas aparecen en TripAdvisor y Google como un bar restaurante “barato” y “alternativo”. El Ayuntamiento se lo permite sin control ni licencias ni permisos de ninguna clase